TANE A TRAVÉS DEL TIEMPO

La historia de TANE es apasionante y crece bajo el signo de la inconformidad creativa. Se trata de un microcosmos artesanal que mejora paso a paso, vence obstáculos y logra imponerse sin frenar sus exigencias de calidad en el diseño y en todos los aspectos de la producción.

En 1942, el número 98 de la calle Liverpool de la Ciudad de México, alberga el primer local de TANE, que en aquél entonces se dedicaba a fabricar y vender bolsos de piel. Once años después, el negocio no sólo cambio de dirección, sino también de giro, enfocándose a la platería. El nombre surge de la palabra francesa tannerie, ya que al inicio se trataba de una talabartería, de la cual se tomaron las primeras letras para obtener así un nombre corto, agradable y fácil de recordar.